Curar el mate

Este proceso está destinado únicamente para aquellos que tengan sus paredes internas la capacidad de quedar impregnadas con el "espíritu de la yerba", y no transmitan a la bebida sabores extraños, aunque el curado del mate se prolonga durante toda su vida útil como recipiente.
Curar un mate, significa el proceso de adaptar el recipiente fabricados con materiales porosos, especialmente (y por excelencia) los construidos con una calabaza ahuecada, pero también los de madera.
Pero fundamentalmente es para evitar que no se raje con el agua caliente e impedir la formación de hongos y moho.

Técnicas:
  1. Para hacer el curado se deja el mate preparado (como si fuéramos a tomarlo) por un tiempo antes de usarse por primera vez, generalmente de uno a cinco días. El tiempo depende del grosor del material.
  2. Otra es la misma que la anterior, pero dejándola un día, limpiarlo y volver a repetir el proceso dos o tres días hasta que quede tapado todos los poros.
  3. Untar con manteca o aceite cubriendo sus poros (yo prefiero usar manteca). Esta técnica sirve para alargar la vida útil del mate y es la más recomendable si querés comenzar a utilizar el mate lo antes posible. El proceso durará alrededor de 3 horas cómo mínimo.
  4. La última técnica es llenar el interior del mate con yerba húmeda de otra cebada e ir agregando agua tibia sin permitir que se seque. El tiempo de este proceso no debe ser menor a 24 horas.
  5. En el caso de mate de hueso, hay que dejarlo en remojo con agua y detergente por lo menos 24 horas. De esta forma eliminarás todos los factores que producen un gusto desagradable en este tipo de mates.
  6. Hay otras opiniones, que dicen que el mate se cura cebando.
De la misma manera, aquellos mates construidos con materiales no porosos, como los de plástico, vidrio, porcelana, aluminio o cerámica, son los denominados incurables, porque una vez lavados, pierden todo recuerdo del sabor de la yerba, así tengan años de uso. Estos últimos son ideales para los indecisos, que un día toman amargo y al otro dulce.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada